jueves, 13 de octubre de 2016

Histoplasmosis y síndrome hemofagocítico en paciente infectado por el VIH [Caso 97]

El caso clínico de la semana pasada, presentado por la Dra. rancesca Sartori y que todavía podéis leer en este enlace, ha resultado ser una histoplasmosis. 

A propósito del caso hemos aprovechado para hacer una pequeña revisión de las infecciones causadas por el Histoplasma capsulatum y la epidemiología de las mismas, esperamos que os parezca interesante.


Resolución del caso clínico




Algunos datos relevantes acerca de la Histoplasmosis


Fig. 1. Geographic distribution of major endemic mycoses: histoplasmosis, 86–92 coccidioidomycosis, 87,93 paracoccidioidomycosis, 87 blastomycosis, 94,95 penicilliosis. 44 


En la imagen superior podéis apreciar las zonas endémicas de histoplasmosis (azul marino) tal y como se publicaba en 2010 en este artículo


Histoplasmosis y VIH

Se trata de la micosis endémica más prevalente en población infectada por el VIH, especialmente en aquellos pacientes que residan en zonas endémicas o presenten un mayor grado de inmunosupresión (<150 cd4). 

La clínica inicial también varía en función del estado del paciente. En pacientes inmunocompetentes, la forma de presentación habitual es pulmonar (subtipos descritos en la presentación de la Dra. Sartori) mientras que en pacientes ancianos o inmunosuprimidos la clínica inicial suele deberse a una diseminación sistémica del hongo, apareciendo un cuadro de fiebre, pérdida de peso y afectación general, además de hallazgos típicos como hepatomegalia, esplenomegalia, adenopatías periféricas aumentadas de tamaño

En un 10% de los pacientes pueden aparecer síntomas gastrointestinales mientras que hasta un 20% presentarán algún tipo de afectación del sistema nervioso central. 

Siempre hay que incluir la histoplasmosis en el diagnóstico diferencial de pacientes VIH procedentes de áreas endémicas con cuadros clínicos sistémicos

No hay comentarios:

Publicar un comentario