Infectosos: El blog de las enfermedades infecciosas

lunes, 24 de noviembre de 2014


NOMBRES PROPIOS EN ENFERMEDADES INFECCIOSAS (II): ENFERMEDAD DE CARRIÓN, FIEBRE DE LA OROYA Y VERRUGA PERUANA





INTRODUCCIÓN  


Al inicio de la conquista, el Inca Garcilaso de la Vega describió una enfermedad caracterizada por la aparición de verrugas en soldados españoles que arribaban a las costas peruanas. Esta  enfermedad, conocida por los habitantes de la zona desde periodos pre incaicos fue bautizada como "verruga peruana". 

Siglos más tarde, en el año 1885; una enfermedad desconocida apareció entre los trabajadores de las vías de ferrocarril que comunicaban las ciudades de Lima y La Oroya. Caracterizada por fiebre, anemia severa y una mortalidad elevada, fue bautizada con el nombre de “Fiebre de la Oroya”.

Para aquel entonces, aun cuando los médicos de la época sospechaban que podrían ser distintas formas de presentación de una misma enfermedad,  las dos entidades no se relacionaban entre sí.

Por este motivo (a pesar de las advertencias de sus tutores), el 27 de agosto de 1885, el estudiante de Medicina en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Daniel Alcides Carrión; decidió inocularse la sangre macerada de una tumoración verrugosa de una paciente afectada por la enfermedad.

Unas semanas después comenzó a presentar los síntomas que caracterizaban la "fiebre de la Oroya" estableciendo así el origen común de las dos enfermedades.  Durante su convalecencia escribió un diario describiendo la progresión de sus síntomas. Falleció el 5 de octubre del mismo año, hoy celebrado como el día de la medicina peruana. En su honar, la enfermedad se bautizó como “La enfermedad de Carrion”.

En 1905 el microbiólogo Alberto Barton identifico el agente causal de la misma: la Bartonella bacilliformis; endémica al Peru, Ecuador y Colombia, transmitida por mosquitos del genero lutzomia.









La enfermedad puede presentarse de forma paucii sintomática, sin embargo tiene dos fases bien definidas:
1. Fase aguda o  hemática antiguamente denominada  “Fiebre de la Oroya”: 
Se caracterizada por invasión tisular del patógeno que provoca una anemia hemolítica intravascular e inmunosupresion transitoria que permite la aparición de infecciones oportunistas. La mortalidad en esta fase es elevada (40 85%)

2. Fase crónica denominada  “Verruga Peruana”: 
Caracterizada por astenia, artromialgias, hepatoesplenomegalia,  y la aparición de lesiones cutáneas debido a la proliferación de células endoteliales.


AGENTE ETIOLÓGICO


Las bartonellas son los únicos patógenos bacterianos capaces de invadir los hematíes humanos. Son bacilos Gram negativos aerobicos intracelulares. Pertenecen a la orden de proteobacterias, y su género se aproxima más al de las Brucellas que las Rickettsias.

Según la Oficina General de Epidemiología del Perú en el periodo 2004-2006, se notificaron 26.189 casos de Bartonellosis bacilliformis. La mayoría de ellos eran leves y recibieron tratamiento ambulatorio.

Un estudio realizado en el Hospital Nacional del Peru Cayetano Heredia concluye que las complicaciones más frecuentes de la Bartonellosis aguda son:
Hematológicas (84,8%)
Gastrointestinales (78,7%)
Cardiovasculares (36,4%)
Neurológicas (18,2%).
En la gestante, se describen complicaciones como el aborto, óbito fetal, parto prematuro, muerte materna y hasta la transmisión transplacentaria al recién nacido.




DIAGNÓSTICO


En el paciente en fase aguda hemática, la técnica más útil para el diagnóstico es la obtención del frotis sanguíneo observándose los bacilos dentro de los hematíes. Sin embargo Ellis y col. encontraron que a pesar de una alta especificidad, la sensibilidad del frotis es muy baja (entre el 10 y  36%).

Las  pruebas de inmunoblot e inmunoprecipitación, a pesar de su alta sensibilidad y especificidad, son caras lo que limita su uso en la práctica clínica.

Hoy en día se recomiendan métodos de inmunofluorescencia directa (IFA) para la detección de anticuerpos contra B. Bacilliformis, presentando un alto valor predictivo positivo en areas endémicas.

La biopsia cutánea sigue siendo el Goldstandard para confirmar la infección crónica por B. bacilliformis. Hisotlógicamente se puede apreciar la proliferación de las células endoteliales, monocitos, macrófagos y atipias celulares que sugieren una neoplasia maligna. La coloracion de Warthin-Starry revela la presencia de las bacilos, que a diferencia de otras bartonellas suelen estar dispersas y no tienden a formar acúmulos.





TRATAMIENTO


El uso de quinolonas durante 14 días es la terapia más empleada en la fase aguda debido a su efectividad y seguridad. En la fase crónica los macrolidos y la rifampicina son los antibióticos de elección. Aún así, estudios in vitro han demostrado que la penicilina, amoxicilina, cefalosporinas, tetraciclina, flourquinolonas, macrólidos, rifampicina y cloramfenicol tienen buenos niveles de inhibición mediante estudios de CIM.




CONCLUSIONES

Les recomiendo leer el diario de Daniel Carrión para disfrutar del abordaje poético que los médicos de la época utilizaban al describir enfermedades "miasmáticas” según la creencia de la época. En sus escritos la enfermedad se asemeja a un ser vivo, volátil y emotivo, con personalidad e intenciones propias.

Me despido con un extracto del mismo:

“Cuando la distensión es muy grande, aparecen con claridad un tumor de consistencia y volumen variable, encerrado todavía por la piel rojiza, violácea o negruzca y que una vez mortificada, cede, produciéndose la salida de una pequeña cantidad de sangre o pus, aunque generalmente es un pus sanguinolento; otras veces sin salida de estos líquidos, se presenta simplemente el tumor subcutáneo con una coloración rojiza al principio, como si fuera formado por yemas carnosas y que toman luego distintos aspectos hasta el punto de presentarse a veces bajo la forma de una ulceración de color gris sucio o negruzco con surcos y exhalando un olor desagradable, debido a la sánies que se derrama en su superficie. La piel que rodea al tumor, es roja lustrosa, distendida y como extrangulando el tumor, a veces a tanto extremo, que se pediculiza y crece a la manera de un hongo. Otras veces el tumor se reblandece antes de romper la piel y simula perfectamente un abceso. El tumor sigue aumentando de volumen, sea que se pediculice o nó, hasta adquirir dimensiones notables. El tamaño de estos tumores se halla comprendido entre el de una arveja y el de una pequeña naranja. En ocasiones varios tumores próximos perforan la piel, ya simultáneamente o en épocas distintas, formando por consiguiente extensos tumores ulcerados, que derraman una abundante cantidad de sánies de olor en extremo desagradable.”

jueves, 20 de noviembre de 2014

Un paciente trasplantado y ¿séptico? [Caso 44]

La Dra. Alba Pérez-Aragón del Servicio de Nefrología nos presenta esta semana un caso clínico muy interesante que espero os anime a responder las preguntas de la semana. ¿Os atrevéis con un paciente trasplantado?

jueves, 13 de noviembre de 2014

Endometritis por staphylococcus aureus sensible [Caso 43]

Fotografía del institutobernabeu.com
Aquí tenemos la segunda parte de uno de los casos más populares hasta la fecha en el blog. En total, en estos 3 días os habéis animado a responder las preguntas del caso 458 personas. ¡Muchas gracias a todos! Si alguno se ha perdido la primera parte del caso y quiere intentar responder las preguntas todavía está tiempo en este enlace.

lunes, 10 de noviembre de 2014

¿Un dolor en hipogastrio con fiebre que no es una ITU? [Caso 43]

Esta semana llegamos con un poco de retraso para traeros el caso clínico propuesto por Rubén Barrón, del servicio de Microbiología del Hospital Son Espases. Se trata de un caso que se sale un poco de nuestras temáticas más habituales pero que creo puede resultar interesante. A ver si os animáis a responder las preguntas de esta semana

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Tromboflebitis séptica sural post-punción [Caso 42]

Volvemos con la respuesta al caso clínico presentado esta semana por la Dra. Mónica Filgueira. Si os habéis perdido la primera parte del caso clínico o queréis intentar responder a las preguntas, todavía podéis hacerlo en este enlace.

Además, comentaremos las repuestas que habéis enviado durante la semana y propondremos aluna duda a ver si os animáis a dejar comentarios...

miércoles, 29 de octubre de 2014

¿Complicación infecciosa en paciente ADVP? [caso 42]

Nuevo caso clínico, presentado esta semana por la Dra Mónica Figueira del servicio de Neurología del Hospital Son Espases.  Se trata de un caso clínico que podríamos encontrarnos cualquier día en Urgencias así que espero que os animéis a responderlo...

lunes, 20 de octubre de 2014

La Próxima Pandemia: otra perspectiva y fin del tema.

El Ébola se nos escapa de las manos. Noticias de la epidemia incluyen el contrabando de la sangre de sobrevivientes en el mercado negro, un caso detectado en Senegal, tres en EEUU, uno en España, implementación del screening aeroportuario; el saqueo de un hospital en Monrovia, el envío de tropas por parte de EEUU para “estabilizar” la región, más de 4.000 muertes registradas, pánico generalizado y el controversial sacrificio de un perro. Parece el guión de una película de Hollywood.

Infección nosocomial por Stenotrophomonas maltophilia: A propósito de nuestro [Caso 41]

Continuamos el caso clínico presentado por la Dra. Aniza Giacaman la semana pasada (puedes ver las diapositivas iniciales en este post). Se trata de un caso bastante complejo así que además de colgar las diapositivas del mismo que nos ha preparado Aniza intentaremos hacer un pequeño repaso escrito del mismo. 

Esperamos que os guste.

domingo, 19 de octubre de 2014

Nombres propios en Enfermedades Infecciosas (I): André-Alfred Lemierre y el Síndrome de Lemierre



Este post sirve para iniciar una serie de artículos sobre personajes con nombre propio en las enfermedades infecciosas. 

Hablaremos en esta ocasión del Dr. André-Alfred Lemierre, profesor francés de microbiología del siglo XIX-XX que da nombre al síndrome de Lemierre que también repasaremos en el post

jueves, 16 de octubre de 2014

¿Una infección nosocomial? [Caso 41]

El caso de la semana está preparado por la Dra. Aniza Giacaman, residente de Dermatología del Hospital Universitario Son Espases. Un caso complejo con el que esperamos poder repasar algunos  conceptos muy útiles en el manejo hospitalario de infecciones.